Temeraria (seis meses sin litio)

Y llegó un día en el que agarré todo el carbonato de litio que me quedaba y lo arrojé por el inodoro. Temerariamente.
Fueron seis meses sin medicamento.
Perdí uno de mis dos trabajos, dejé a quien era mi novio, me mudé a una pieza a vivir sola...

Los sentimientos de desolación no tardaron en venir. Despertaba a las mañanas y dormía por las noches con un vacío de alma. Al menos así lo sentía yo.
Muchos notaron el cambio en mi. Y tuve que volver a consulta.
Me cambiaron la medicación y me mudé a vivir con mis padres.

Se puede decir que ahora estoy bien. Tomo algunas clases de guitarra y tengo un paciente que viene a tratamiento psicopedagógico de vez en cuando.
Subí unos cuantos kilos después del cambio de medicación.
Espero no volver a tener un ataque de esos y dejar los medicamentos otra vez.
Espero que no pase. Dios quiera que no.

Comentarios