La partitura perdida

Generalmente cuando cuento a otros que soy Bipolar, me encuentro con diversas reacciones. Algunos tratan de cambiar de tema lo antes posible, otros se burlan o hacen preguntas incómodas.
Hace unos años estábamos en un ensayo de coro (amo la música), y Juanjo, que en ese entonces tenía unos 16 años, se enteró por un comentario de que soy Bipolar.
Juanjo es callado, serio, tranquilo. Me hizo algunas preguntas y se quedó pensando...
Y la verdad me pareció muy maduro de su parte. Comentó algunos datos curiosos, y eso fue todo.
Hasta ahora hablamos seguido con Juanjo. Y la verdad valoro mucho su amistad.
Y es que faltan amigos así. Amigos que se animen a inventar una nueva partitura cuando se te perdió la original. Amigos que no te cuestionen la tonalidad en la que cantás la canción de tu vida, e inventen acordes para hacerte el acompañamiento.
Hacen falta amigos como Juanjo.
Sol sostenido?
No, la menor ;)

Comentarios